Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 6/1/2019 9:40:00 PM

Los beneficios de hacer ejercicio en ayunas

Un nuevo estudio señala que hacer actividad física antes de desayunar puede influenciar qué comer en el resto del día y ayudar a bajar de peso.

Ejercicio en ayunas: consejos para bajar de peso Aún es muy pronto para recomendar este tipo de régimen a personas de más edad y con sobrepeso. Foto: STOCK

La mayoría de los médicos asegura que la mejor comida del día es el desayuno y recomienda no perdérsela. Por eso ha llamado la atención un nuevo estudio de un grupo de científicos de la Universidad de Bath, Inglaterra. Según este, no desayunar antes del ejercicio podría reducir la cantidad de comida en el día y por ende, contribuir a bajar de peso. Aunque usó una muestra pequeña (apenas 12 individuos) muchos científicos han advertido que el trabajo presenta las complejas maneras en que el ejercicio y el ayuno influyen en el metabolismo.

A pesar de la evidencia los expertos recomiendan consultar a un médico antes de hacer ejercicio sin desayunar.

Los 12 participantes, jóvenes universitarios en perfecta forma física, aceptaron ir al laboratorio durante tres mañanas. En una de esas jornadas los hombres comieron un desayuno de 430 calorías y luego descansaron. En otra, hicieron lo mismo luego de un ejercicio leve por una hora. La tercera mañana se ejercitaron moderadamente pero no desayunaron. Es decir, solo comieron hasta el almuerzo. En todas estas sesiones los participantes solo podían consumir alimentos de una canasta organizada para ellos de manera que los expertos pudieran controlar el consumo de calorías. Además de eso, les midieron el gasto energético.

Lea también: Hacer ejercicio con la barriga vacía

Como era de esperarse en el primer día ganaron más calorías de las que perdieron. En el segundo mantuvieron el balance al consumir y gastar lo mismo. La sorpresa vino el tercer día. A la hora del almuerzo tenían un apetito voraz que los llevó a comer más que los otros días. Sin embargo, mantuvieron un déficit energético de casi 400 calorías, lo que significa que ganaron pocas de las calorías que habían quemado en el ejercicio. “Ayunar antes del ejercicio ayudaría a bajar de peso simplemente porque reduce la ingesta general de comida en el día“, concluyó Javier González, coautor del trabajo, que apareció en Journal of Nutrition.

Aún es muy pronto para recomendar este tipo de régimen a personas de más edad y con sobrepeso.

Aunque el estudio solo abarca un corto plazo, los investigadores sugieren que de sostener este hábito en el tiempo las personas perderían peso. Sin embargo, advirtieron que aún sería muy pronto para recomendar este tipo de régimen a personas de más edad y con sobrepeso. Desde hace un tiempo los científicos debaten sobre la conveniencia de hacer ejercicio antes del desayuno. Algunos estudios muestran que esta práctica ayudaría a quemar hasta 20 por ciento de grasa corporal. Esto sucede porque en ayunas el cuerpo tiene que recurrir a las reservas de grasa que tiene el organismo, mientras con el estómago lleno gasta esa energía en el ejercicio.

Le podría interesar: Seis errores comunes al hacer ejercicio

“La gente que lo hace no compensa ese déficit a lo largo del día”, dice William Yancey, experto del Duke Diet and Fitness Center de Carolina del Norte. Ese concepto de compensar siempre ha preocupado a los expertos porque algunas investigaciones muestran que la gente que hace actividad física, en ocasiones compensa comiendo más o moviéndose menos el resto del día, por lo que no pierde peso.

Sigue pendiente la pregunta de por qué una persona que no ha hecho una de las tres comidas no se desboca a comer durante el resto del día. Una teoría dice que el cerebro recibe mensajes de cuánta energía gastó el organismo en un entrenamiento físico y en respuesta envía señales para aumentar el hambre o reducir la necesidad de moverse. Luego de los resultados de esta investigación, según González, es posible que los mensajes del cerebro para reemplazar los carbohidratos perdidos sean transitorios. Pero confirmarlo será tema de otro estudio. 

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1961

PORTADA

Partitura para un diálogo

Mientras la sinfonía de la protesta sigue en las calles, la conversación nacional en su primera semana entró en un paréntesis. ¿Cómo rectificar el rumbo?

Pruebas

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1961

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.