ÚLTIMA HORA :flechaderecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 11/29/2019 3:06:00 AM

Ecoansiedad: cuando el miedo al colapso climático genera depresión

Además de derretir polos y extinguir especies, la crisis ambiental está deteriorando la salud mental humana. Psicólogos y científicos alertan sobre cómo la preocupación por la vida y el futuro del planeta es un motivo de angustia cada vez más frecuente.

Eco-ansiedad: cuando el miedo al colapso climático genera depresión Ecoansiedad: cuando el miedo al colapso climático genera depresión Foto: Getty

Para julio el planeta Tierra ya había agotado todos sus recursos renovables del año. Asimismo, el mes fue declarado el más caluroso de la historia por el programa europeo Copérnico. Y para no ir más lejos, hace unas semanas la revista The Lancet publicó un estudio que asegura que de aquí para delante, todos los bebés que nazcan verán afectada su salud por los efectos devastadores del cambio climático. 

Este bombardeo constante de informes desalentadores está provocando afecciones en la salud mental. Y es lo que hoy se conoce como "ansiedad ecológica" (o eco-ansiedad), un trastorno psicológico acuñado en 2017 por la Asociación Estadounidense de Psicología y que se describe como  "un miedo crónico a la fatalidad ambiental".

Según psicólogos y científicos, este mal afecta a un número cada vez mayor de personas que se preocupan por la crisis medio ambiental. En 2019, a medida que las protestas climáticas, las olas de calor y el aluvión de desastres naturales han aumentado, la ansiedad ecológica ha explotado en todo el mundo.

La prueba más fehaciente es la de Estados Unidos, un país que figura entre los principales emisores de CO2 del planeta y que ya demuestra dejar secuelas inesperadas en la salud mental de sus habitantes. Según encuestas, seis de cada 10 estadounidense dicen que están "algo preocupados" por el clima y 23 por ciento declara estar "muy preocupado", según una encuesta de las universidades de Yale y George Mason realizada en marzo y abril.

La eco-ansiedad se manifiesta de múltiples maneras.  Va desde la costumbre cotidiana de llevar cubiertos en la cartera para evitar el uso de utensilios desechables, hasta una decisión más profunda como la de abandonar la idea de traer hijos al mundo. 

No ayuda a disipar la angustia el contraste entre la actitud de buena parte de los líderes mundiales, que a partir del lunes se reunirán en Madrid en la Conferencia sobre el Clima de la ONU (COP25), y la del presidente Donald Trump, que retiró a Estados Unidos del acuerdo de París y se ha encargado de flexibilizar o directamente eliminar muchas de las políticas "verdes" de su predecesor, Barack Obama.

Sus consecuencias llegan a casos extremos como el de Kate Schapira y su esposo, una pareja del estado Rhode Island (noreste) que decidió no tener hijos. Pero esa no es la única forma en que Schapira, de 40 años, profesora del departamento de Inglés de la Brown University, está lidiando con esta incomodidad. Según Schapira, su opción de no procrear tiene que ver también con no querer que el sentido de responsabilidad con el planeta "se reduzca al tamaño de una persona".

La académica dice también que probablemente nunca vuelva a tomar un avión.  Preocupada por lo que percibía de los demás como un reduccionismo de sus miedos a un "problema personal e individual", decidió investigar si ese era "realmente el caso". Entonces, en 2014, Schapira salió a la calle con su puesto de "ansiedad por el clima", que instala en espacios públicos como ferias de frutas y verduras. 

Al verla, es imposible no pensar en Lucy, la amiga de Carlitos y Snoopy en la popular tira cómica "Peanuts", de Charles M. Schulz, quien ofrecía ayuda psiquiátrica sui géneris, a 5 centavos de dólar la consulta.  El puesto de Schapiro luce similar al del personaje e invita, también por 5 centavos de dólar, a los peatones en la ciudad de Providence, principal ciudad del estado de Rhode Island, a hablar sobre sus miedos ambientales. Resultó que no era la única que experimentaba este tipo de ansiedad climática. 

Del desdén a la alarma

Anthony Leiserowitz, director del programa de la Universidad de Yale sobre comunicación del cambio climático, dice que los estadounidenses pueden dividirse en seis categorías según sus reacciones a la crisis ambiental, un rango que va desde la alarma al desdén. Suele creerse que solo "liberales blancos de clase media alta con buena educación que toman café cortado con leche" son los que se preocupan por el cambio climático, dice Leiserowitz. Pero "Resulta que no es verdad".

Ninguno de esos seis grupos está integrado principalmente por un segmento demográfico particular, explica, a excepción de los que expresan "desdén", en el que "hombres blancos conservadores con buena educación" son la gran mayoría. Tienen una percepción muy diferente del riesgo que los demás, explica Leiserowitz, en parte gracias a "una visión del mundo que llamamos individualismo", que está presente de manera especialmente pronunciada en este grupo.  

Desde luego, también son hombres blancos conservadores con buena educación quienes controlan la Casa Blanca, la mitad del Congreso y muchas de las empresas más poderosas del país, incluyendo las que lucran con combustibles fósiles.

 "Todos" sufren ansiedad 

Para Lise Van Susteren, una psiquiatra de Washington que ha estudiado el impacto del clima en la salud mental durante los últimos 15 años, negar los peligros potenciales es común entre "gente que intenta negar que es demasiado vulnerable".  "No tengo dudas al decir que creo que ahora, en cierto grado, todos tienen algo de ansiedad climática", dice Van Susteren.

Según un informe de 2017 de la Asociación Psicológica de Estados Unidos y la oenegé ecoAmerica, respuestas psicológicas al cambio climático como "aversión al conflicto, fatalismo, miedo, impotencia y resignación" están creciendo.  Esta tendencia coincide con una serie de afecciones físicas, como asma y alergias.

Sentirse impotente o abrumado frente a este problema puede, según Van Susteren, producir cuestionamientos sobre si las acciones individuales son significativas a la luz de la complejidad y la amplitud del problema climático. Pero ese no es el caso de Debbie Chang, 43 años, que organizó en mayo un grupo de ayuda para la lidiar con la ansiedad climática en el National Mall de la capital estadounidense, también ha decidido no tener hijos e intenta mantener un estilo de vida "cero desperdicio".

Chang lleva palitos de comer en su cartera como para evitar utensilios plásticos descartables, utiliza pañuelos lavables de tela en lugar de los hechos de papel, y cuando va a un restaurante no olvida llevar un recipiente metálico para llevarse a casa algún sobrante de su comida. Hasta no hace mucho, explica, era difícil encontrar información sobre "ansiedad por el clima, duelo por el clima, frustración por el clima, ayuda psicológica por el clima".  Pero ahora "hay más", dice Chang. "La gente está empezando a darse cuenta de que es un tema".

*Con información de AFP.

TEMAS RELACIONADOSflecha opinion

EDICIÓN 1997

PORTADA

Terremoto político: el proceso contra Álvaro Uribe sacude al país

¿Qué sigue para Álvaro Uribe, para el Gobierno y para el país después de la medida de aseguramiento dictada por la Corte Suprema de Justicia? Esa decisión marca un antes y un después en la historia de Colombia.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed.1997

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall