Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/05/07 02:08

    Crisis del modelo y conflicto armado

    Ha llegado el momento de abandonar la tesis de la infalibilidad del mercado que está en el corazón del llamado “Consenso de Washington,” un decálogo de recetas neoliberales que promovieron la banca multilateral y la tecnocracia en América Latina. Ello se desprende del interesante artículo del exministro de Hacienda Mauricio Cárdenas, en el cual plantea que en nuestro continente “el socialismo y el neoliberalismo están moribundos.”

COMPARTIR

Que uno de los defensores del modelo económico aplicado desde la década del noventa haga tal afirmación, abre una necesaria reflexión sobre las políticas económicas y su responsabilidad en la situación actual de crecimiento sin empleo, retroceso en los indicadores de pobreza, excesiva concentración de la riqueza y del ingreso y, también, de su incidencia en el conflicto armado.

Después de treinta años de flexibilización laboral, privatizaciones y desmantelamiento de la institucionalidad estatal, la conexión entre modelo económico y resultados no puede evadirse. Claro que hay elementos rescatables que han demostrado su bondad relativa. Un ejemplo es la independencia del Banco de la República, aunque no así su fijación exclusiva en la meta de inflación con desmedro de la promoción del pleno empleo. 

En efecto, como bien lo argumentaba a mediados de los noventa el profesor Lawrence Ball de la Universidad de Baltimore, las políticas desinflacionarias, sin atención al ciclo económico, terminan por reducir el potencial de crecimiento de la economía. Y ahí llegamos. Ahora se aplauden crecimientos mediocres del 3 por ciento, cuando en el pasado, bajo modelos propios, crecíamos al 5 y al 7 por ciento anual.

El consumo basado en el crédito es una pobre palanca para el crecimiento económico, como lo atestiguan las cifras del Dane. Sí hay migrantes, pero ellos no explican por qué el número de personas ocupadas decrece en 73.000  este pasado mes marzo, para ubicar la tasa de desempleo nuevamente en dos dígitos, cuando se anuncia la recuperación de la economía.

Lo más delicado, en clave de conflicto armado, fue el desmantelamiento de las entidades estatales encargadas de promover el desarrollo agrario e institucional, en plena aplicación de la descentralización. La reforma agraria nunca despegó. Con el fundamentalismo de mercado, el programa de desarrollo institucional a cargo del DNP para formar el personal de los municipios fue eliminado. El ICA, otrora centro de investigación de cultivos y extensión para grandes y pequeños agricultores, se convirtió en alcabalero de las semillas importadas. El Idema, que regulaba los precios de las cosechas mediante compras estatales, fue liquidado; lo mismo que el Instituto Nacional de Salud, encargado de la atención primaria en salud y de los acueductos rurales. La Caja Agraria abandonó las tasas subsidiadas a campesinos cuyos créditos acompañaban de asistencia técnica e insumos baratos.

A ello se sumó la apertura del mercado interno a las importaciones de alimentos y la negociación asimétrica de los tratados de libre comercio. El resultado: la reducción de la superficie cultivada de 6,1 millones de hectáreas en 1954 a 5,7 millones en 2014, cuando la población se ha triplicado y la superficie ocupada más que duplicado; y un aumento pasmoso en las importaciones de alimentos que contribuye al déficit de la balanza comercial cercano al 4 por ciento.

Mientras avanzaba el modelo neoliberal en el campo, arreció el conflicto armado en regiones donde el Estado solo llegaba a través de su ejército en la lucha antisubversiva, sin contenido social o económico alguno. Darío Fajardo explica en su capítulo del libro La Paz en Disputa de Ediciones Aurora, cómo la ausencia del Estado y de reforma agraria contribuyeron a la proliferación de cultivos de uso ilícito, los que a su vez alimentaron el conflicto armado.

En buena hora Mauricio Cárdenas abre el debate sobre la crisis del neoliberalismo. Llegó la hora de hacer el balance del modelo económico en su integridad para proceder a diseñar y aplicar un modelo económico propio e implementar el desarrollo rural integral y la sustitución social de cultivos previstos en el acuerdo de paz.

 

 

 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1961

PORTADA

Partitura para un diálogo

Mientras la sinfonía de la protesta sigue en las calles, la conversación nacional en su primera semana entró en un paréntesis. ¿Cómo rectificar el rumbo?

Pruebas

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1961

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.