ÚLTIMA HORA :

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/02/19 22:35

    ¿Héroes, mártires o víctimas?

    En la mayoría de notas de prensa y anuncios oficiales generados a raíz de los policías fallecidos por la camioneta bomba en la Escuela General Santander, el término más común para referirse a su memoria es el de héroes. En cambio en los casos de los cuatro policías asesinados esta semana a quemarropa en Arauca y Nariño (también por el ELN), la noticia se ha difundido diferente, surgen en el relato mediático estos policías como víctimas.

COMPARTIR

¿Cuándo un colombiano asesinado con uniforme es una víctima, cuándo un héroe o cuándo un mártir? El tema no es un mero capricho gramatical, es un asunto fundamental sobre cómo de un lado o del otro entendemos el conflicto, las instituciones, las responsabilidades y los errores fatales.

Me contaba un pariente historiador sobre las dificultades que han tenido sus colegas para trabajar con rigor la historia militar en Colombia, esto por la inercia castrense de anteponer la figura de héroe o heroína sobre el relato histórico, es como si el solo porte del uniforme sustituyera las hazañas extraordinarias, el valor superior de sacrificarse por una causa o cualquiera de las demás cualidades que se asocian con la definición de diccionario del heroísmo.

Una buena noticia es que ha venido brotando en el Centro de Memoria Militar un espíritu revisionista que explora las dimensiones de los militares como víctimas del conflicto, esta humanización de los hombres y mujeres que portando el uniforme fallecieron hay que reconocerla y aplaudirla.

Por esto debemos tener una mejor narrativa que la “heroificación” excesiva en nuestra historia de violencias, si bien es fundamental honrar y magnificar la  memoria de los caídos en la fuerza pública, el riesgo de esta dinámica es que puede hacernos olvidar la verdadera condición de mártires o víctimas de estos colombianos, y terminar aceptando estas muertes como resultados de exaltación.

El heroísmo como centro del relato tiene más de un atractivo, disipa responsabilidades propias y centra toda la culpa sobre el agresor o el villano, el relato de quien habla en nombre de los héroes se vuelve incuestionable. En cambio una escena con víctimas genera preguntas y reacciones menos apasionadas. Lo vemos por ejemplo en el asesinato de los cadetes de la Policía, las investigaciones posteriores a la bomba no dejan duda de los fatales errores en la seguridad de las instalaciones y también expusieron la mentira institucional de una supuesta estampida de la camioneta sobre la puerta de ingreso. Un mes después de una de las mayores tragedias en la historia de la Policía hasta ahora no se conoce de ninguna sanción interna, ningún llamado a calificar servicios, ningún ascenso retrasado o un debate serio que nos garantice que nunca más una instalación militar o policial sea blanco del terrorismo con la misma facilidad.

Honor y gloria en la tumba de cada uno de nuestros policías y militares que han sido héroes, mártires o víctimas del conflicto, pero también verdad y justicia para su memoria y sus familias.

Anticipo: El día que Pablo Escobar puso la primera bomba

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 0

PORTADA

Atrapados en Wuhan

En una dramática situación, 14 colombianos se encuentran a la deriva en el epicentro del coronavirus en China. SEMANA habló con ellos y revela el calvario que están viviendo

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1972

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.