Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 6/3/2019 7:37:00 AM

Marlon Marín, el testigo protegido de EE.UU. que puede hundir a Santrich

Su testimonio puede ser el elemento clave que conduzca al exguerrillero Jesús Santrich a una celda en Colombia o a una extradición hacia Estados Unidos.

Marlon Marín, el testigo protegido de EE.UU. que puede hundir a Santrich Marlon Marín es sobrino de Iván Márquez. Foto: Montaje Semana.com
{code:java} {code};
BBC

Según el relato de Marlon Marín, el excomandante de las FARC conspiró junto al cartel de Sinaloa para enviar cocaína a Estados Unidos entre 2017 y 2018, y por ello puede perder todos los privilegios judiciales que obtuvo gracias al acuerdo de paz firmado en diciembre de 2016.

Marín, quien de la noche a la mañana ganó notoriedad, fue detenido en calidad de colaborador de Santrich hace un año y ahora se encuentra en Estados Unidos como testigo protegido y recluso.

Para Santrich y sus seguidores, Marín es un "traidor" y un "tramposo" que intenta ensuciar al exguerrillero, pero para la Fiscalía de Colombia puede ser el testigo clave para que el líder de la exguerrilla -y ahorapartido político FARC- sea enjuiciado por narcotráfico.

Por si fuera poco, provocó un inédito desencuentro entre las figuras más visibles del antiguo grupo alzado en armas.

Recomendamos: Marlon, el lazarillo de Jesús Santrich por las rutas de la mafia

La novela Santrich

Seuxis Pausias Hernández Solarte, el verdadero nombre de Jesús Santrich, fue detenido en abril de 2018, acusado de conspiración para enviar cocaína a Estados Unidos y con un pedido de extradición emitido por un tribunal de Nueva York.

El, hasta entonces casi desconocido Marlon Marín había sido capturado en ese mismo operativo.

Desde ese momento se desató una batalla legal entre las instituciones de justicia colombianas respecto cuál tenía la atribución de juzgar a Santrich.

La Fiscalía dispuso su captura para que fuera procesado en tribunales ordinarios. Sin embargo, en mayo de este año, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) ordenó su liberación y canceló su proceso de extradición señalando que estaba bajo el amparo de la justicia especial acordada con los exguerrilleros y que no había pruebas suficientes para juzgarlo por narcotráfico.

Tan solo dos días después de aquella controversial resolución, la Fiscalía abrió un segundo caso para mantener a Santrich bajo custodia y ahí fue cuando Marín se convirtió en protagonista de la novela, ya desde Estados Unidos y en calidad de testigo protegido.

"Como producto de la cooperación internacional, en las últimas horas se han incorporado nuevas evidencias y elementos de prueba (…) Dentro de esas nuevas evidencias se obtuvo por fiscales colombianos, adscritos a la Dirección Especializada contra el narcotráfico, la declaración de Marlon Marín Marín", señaló la Fiscalía en un comunicado emitido el 17 de mayo, apenas unos minutos después de que Santrich fuera recapturado por ese segundo proceso.

Marín, en esa declaración, señala que el exjefe guerrillero complotó para enviar cocaína a Estados Unidos entre 2017 y 2018.

El acuerdo de paz firmado por el Estado colombiano y las FARC establece que la jurisdicción especial para juzgar a los involucrados abarca los delitos que se pudieron cometer desde el principio del conflicto armado hasta noviembre de 2016, todo lo posterior queda excluido de cualquier consideración especial.

Por ello, el testimonio de Marín es considerado como el elemento que puede hundir a Santrich porque habla de hechos posteriores.

Recomendamos: Marlon Marín se irá a juicio por las irregularidades en los contratos de la paz

El valor del testimonio

Tras la controversia entre la JEP y la Fiscalía, la Corte Suprema de Justicia colombiana (CSJ) tomó una decisión que dejó descolocadas a ambas entidades.

La alta instancia judicial señaló que Santrich gozaba de fuero especial al haber sido reconocido como congresista en 2018, como parte de los compromisos adquiridos por Colombia en el acuerdo de paz.

Merced a ello, el exguerrillero recuperó su libertad el pasado 30 de mayo y su proceso será atendido por una sala especial de la CSJ.

El súbito cambio, sin embargo, no garantiza que el exlíder de las FARC quede fuera de peligro.

"El expediente fue trasladado a la Corte y es su competencia todo lo relacionado con el proceso", señaló la Fiscalía colombiana a BBC Mundo.

La entidad envió todos los antecedentes y elementos, incluyendo la declaración de Marlon Marín, a la CSJ.

La Fiscalía no quiso hacer otras apreciaciones sobre el caso y la importancia del testimonio de Marín ante este medio debido a que señala que ahora la Corte Suprema tiene la atribución de seguir con el proceso.

Sobre la base de todo lo recibido, la CSJ definirá si Santrich tiene culpabilidad y si es susceptible de ser entregado a Estados Unidos.

Le recomendamos: Sobrino de Iván Márquez: uno de los primeros en responder por corrupción en contratos de la paz

Marín

Marlon Marín es sobrino de Iván Márquez, uno de los principalesexcomandantes de las FARC.

En Colombia tiene procesos judiciales abiertos, pero ninguna condena o antecedente delictivo probado.

Fue trasladado a Estados Unidos en abril del año pasado, apenas unos días después de que fuera capturado en el mismo operativo en el que cayó Jesús Santrich.

Su abogado en Colombia señaló a medios de este país que sus declaraciones en EE.UU. son para probar su inocencia de los delitos por los que lo acusan.

Sin embargo, analistas consultados por BBC Mundo señalan que todo lo que pueda decir adquiere mucha relevancia en el caso contra el exguerrillero y el mismo desarrollo del proceso de paz.

"Todavía no sabemos con exactitud lo que aportó en sus testimonios, pero el objetivo parece claro. Al parecer el testimonio es contundente en el proceso contra Santrich", señala el experto en narcotráfico y seguridad Hernando Zuleta.

Santrich.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionSantrich fue detenido el 17 de mayo por una segunda acusación de la Fiscalía.

El profesor universitario añade que Marín se convirtió en un testigo protegido muy valioso para Estados Unidos, no solo por lo que pueda declarar sobre el excomandante de las FARC, sino por otras situaciones que pudo haber conocido.

"Se vuelve fundamental porque era parte de una red de narcotráfico que tenía conocimiento de lo que pasa en Venezuela y lo que pasa con otros miembros de las FARC", afirma Zuleta a BBC Mundo.

La embajada de Estados Unidos en Bogotá señaló a este medio que mantiene su posición de lamentar los impedimentos a la extradición de Santrich y reafirma que se estableció que el exguerrillero cometió delitos posteriores a la firma del acuerdo de paz, por lo que debería ser encarcelado y entregado.

Mientras, el canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo manifestó que este episodio no dañaría la coordinación que mantienen ambos países en materia antidroga.

"La relación de Colombia con EE.UU. es magnífica. Y en lo que tiene que ver con los mecanismos de cooperación judicial, entre ellos la extradición, el propósito común es mantener muy sólidos y firmes esos mecanismos", indicó la autoridad en una entrevista con BBC Mundo.

Puede interesarle: “La carta sobre Santrich se quedó varada en Panamá”: Min Justicia

La ruptura

El futuro de Marín es incierto, pero sus acciones ya provocaron más de una consecuencia en Colombia.

Una de las más visibles fue la reprimenda del jefe del partido FARC, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, al excomandante Iván Márquez.

"Nuestro partido y los acuerdos de paz pasan por momentos difíciles", escribió el líder exguerrillero en una carta abierta dirigida a su antiguo camarada, declarado en la clandestinidad desde la captura de Santrich.

Timochenko señaló a Márquez de sostener una "extraña y peligrosa relación" con Marlon Marín y afirmó que aquello "terminó por enredar a Santrich y enlodar nuestro trabajo político".

Nunca antes se había visto tal desencuentro entre los líderes más visibles de la exguerrilla, mucho menos en la época en la que Timochenko, Márquez y Seuxis Pausias Hernández Solarte protagonizaban las negociaciones para el desarme en La Habana.

EDICIÓN 1961

PORTADA

Partitura para un diálogo

Mientras la sinfonía de la protesta sigue en las calles, la conversación nacional en su primera semana entró en un paréntesis. ¿Cómo rectificar el rumbo?

Pruebas

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1961

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.