ÚLTIMA HORA :flechaderecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 2/1/2020 3:30:00 AM

El viacrucis de las curules para las víctimas

Luego de un par de años de discusiones leguleyas, las curules para las víctimas podrían revivir. Una audiencia citada en el Consejo de Estado pondría punto final a esta novela. La interpretación de una mayoría tiene todo en jaque.

El viacrucis de las curules para las víctimas, pactadas en el acuerdo de paz con las Farc Las curules para las víctimas se convirtieron en la manzana de la discordia en el Congreso. Como este no pudo resolver sobre su aprobación, el tema quedará en manos del Consejo de Estado. Foto: LEÓN DARÍO PELÁEZ

El trámite en el congreso de las 16 curules para las víctimas pactadas en el acuerdo de paz terminó convertido en una auténtica telenovela. En la negociación de La Habana diseñaron estos escaños para que quienes los ocuparan pudieran vigilar la puesta en marcha de lo acordado en los territorios más afectados por la guerra.

Sin embargo, mientras avanzaban los diálogos, los opositores argumentaban que las Farc iban a influir en la selección de las personas que ocuparían dichas curules. Así las cosas, luego del triunfo del No en el plebiscito, en la mesa de renegociación el Gobierno del entonces presidente Santos se dio a la tarea de hacer los ajustes pertinentes para eliminar esa suspicacia.

Con ese antecedente, el Congreso tramitó las curules para las víctimas por la vía del fast track, el mecanismo diseñado para acelerar la discusión de las iniciativas derivadas de los acuerdos de paz. El partido Cambio Radical, que venía acompañando los proyectos de ley del Gobierno de Santos, decidió oponerse en el último momento a las 16 circunscripciones, lo que retrasó la votación en la Cámara de Representantes. Entonces, con un quorum de 99 senadores por cuenta de los tres casos de silla vacía, el Senado se sentó a votar la conciliación. El proyecto que creaba las curules obtuvo 50 votos de 99 posibles. Y ahí fue Troya.

Los senadores que votaron a favor argumentaban que las 16 circunscripciones habían quedado aprobadas tras obtener la mayoría de los votos. Pero Efraín Cepeda, entonces presidente del Congreso, respaldado por el Centro Democrático y los demás partidos que no comulgaban con lo pactado en La Habana, impusieron su voluntad. Según ellos, el requisito de la mitad más uno no se cumplió, pues la mitad de 99 es 49,5. En consecuencia, con esa línea de argumentación sostuvieron que, para ser aprobadas, las curules necesitaban 51 votos y no los 50 que recibieron. Así las cosas, la presidencia del Senado decidió dar por rechazada la iniciativa, hundió las curules y el país duró semanas sumido en un teatro del absurdo mientras discutía si 50 era más de la mitad de 99.

Por ende, el entonces ministro del Interior, Guillermo Rivera, demandó lo sucedido ante el Consejo de Estado. Ese organismo ha deliberado sobre el particular durante unos dos años; pero la semana pasada Lidio García, hoy presidente del Senado, volvió a poner el tema sobre la mesa. En respuesta a una solicitud del grupo Defendamos la Paz, García revocó la decisión de Efraín Cepeda de archivar el proyecto de reforma constitucional que creaba las 16 curules. Con esto abrió un nuevo capítulo de la novela y estas, que ya se daban por muertas, revivieron. Con el anuncio de Lidio García solo faltaba para darle vida al proyecto enviarlo a la Presidencia de la República para que lo promulgara.

No obstante, el Gobierno del presidente Duque, por medio del alto comisionado para la paz, Miguel Ceballos, argumentó que era ilegal la decisión de García de revocar el archivo del proyecto de acto legislativo de 2017.

Ceballos sostiene que García actuó amparado en un fallo de la Corte Constitucional de 2019 que definió las mayorías en el episodio de las objeciones a la JEP y que, como la votación de las curules tuvo lugar en 2017, este no puede ser aplicado retroactivamente. “Esa sentencia es de 2019, y la interpretación que le quiere dar el presidente del Senado, entiendo yo, es que un fallo de ese año se puede aplicar retroactivamente a una situación de 2017, cosa absolutamente prohibida”, afirmó el alto comisionado.

El constitucionalista Rodrigo Uprimny, voz autorizada en la materia, no comparte esa tesis. Explica que al momento de la votación de 2017 sobre las curules ya existía jurisprudencia que determinaba que la mayoría de 99 es 50, y no 51. Resulta inverosímil que después de dos años el país siga sumido en esta discusión. No obstante, para resolver el asunto y ponerle punto final a esta novela, el Consejo de Estado citó para el 12 de febrero a una audiencia de conciliación.

Si nada extraordinario ocurre, en esa diligencia el tema quedará saldado, pues el demandante, el exministro Rivera, y el demandado, la presidencia del Senado, están por fin en la misma orilla.

Seguramente las dos partes llegarán con facilidad a un acuerdo y el proyecto, ahora sí, le llegará al presidente Duque para su obligatoria promulgación. Luego este pasaría a control de la Corte Constitucional, y así las 16 curules de las víctimas, después de este galimatías jurídico sin precedentes, se convertirán finalmente en una realidad. 

EDICIÓN 2001

PORTADA

A vencer el miedo: el gran desafío para la reactivación económica

A seis meses de la pandemia, el país abre su economía para superar los devastadores efectos sociales que ha dejado el virus. ¿Cuánto tiempo tomará recuperar 10 años perdidos?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed.2001

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall