ÚLTIMA HORA :flechaderecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 8/12/2019 12:00:00 AM

Trópico gastronómico de Cartagena

Haciendo honor a su aura mágica, su clima envolvente y la riqueza de sabores y colores de la tierra Caribe, Cartagena tiene la gran oportunidad hoy de recibir con una gastronomía enaltecedora a locales expectantes y turistas aventureros.

Gastronomía en Cartagena destaca por productos locales y pesca artesanal En Cartagena hay una movida promisoria de cocineros locales que le apuestan a una gastronomía vibrante, de esencia local y prácticas más sostenibles. Foto: Jaime Rodríguez.

La localización privilegiada de Cartagena la hace una de las ciudades más turísticas y atractivas de América Latina. Esto es desafiante para los restauranteros, para quienes el trabajo de sus agricultores y su valioso patrimonio culinario empieza a ser muy importante. Hay una movida promisoria de cocineros locales que le apuestan a una gastronomía vibrante, de esencia local y prácticas más sostenibles.

Mote de palmitos

Celele Restaurante es el nuevo espacio de Caribe Lab y abrió sus puertas hace seis meses en el barrio Getsemaní. Este es el proyecto de los chefs Jaime Rodríguez y Sebastián Pinzón, quienes iniciaron un recorrido por toda la costa Caribe para mostrarle a la gente que esta región “es mucho más que pescado frito y arroz con patacones”. Además, trabajan en alianza con el Basque Culinary Center y el Jardín Botánico de Cartagena en la catalogación de más de 200 productos agrícolas del Caribe.

Es una propuesta de “cocina contemporánea basada en la cultura gastronómica y la biodiversidad del territorio del Caribe colombiano”. Con una carta sencilla, especiales que cambian cada semana, cenas pop-up –menús temáticos que duran solo un día– y un menú de degustación, trabajan con productores y productos de la zona.

En este restaurante un ‘costeño’ puede encontrar un postre con ciruela costeña; unas croquetas de bagre ahumado con mote de palmitos de inspiración sabanera y unos plátanos en tentación cartageneros; un chivo guisado en zumo de coco con arroz de camarón de La Guajira; o un Crab Patty de San Andrés y Providencia. Aquí los colombianos descubrimos una costa culinaria que no conocíamos y el turista extranjero vive todo un viaje de sabores.

Lea también: Colombia debe servir su riqueza biológica.

Bonito a la parrilla

El restaurante María, del chef Alejandro Ramírez, también es un ejemplo de diversidad: él trabaja con campesinos de los Montes de María, con la fundación Granitos de Paz, con pescadores de La Boquilla y de Barú, con proveedores del Mercado de Bazurto y con insumos típicos de Atlántico, Sucre, Córdoba y La Guajira. El objetivo es tener una oferta ciento por ciento local con platos como el Bonito a la parrilla con tare de panela y la pesca del día en especies; o postres como la torta de banano y la piña parrillada con tamarindo picante. Alejandro inaugurará pronto un nuevo proyecto: Simplessa Restaurante, también en el barrio Getsemaní.

“La gastronomía colombiana debe transmitir calidez y cercanía en los platos y sus ingredientes. El turismo que llega a Cartagena es cada vez más joven y viene buscando una experiencia relajada y ‘tropical’, más que un restaurante de elegancia acartonada o distante”, dice Ramírez.

Algo se está cocinando

Otros restaurantes –como Carmen Cartagena, Alma y Bohemia– están trabajando en técnicas culinarias locales y en priorizar la diversidad agrícola de la costa. Y otros de más tradición –como La Cocina de Pepina y La Mulata– se han enfocado en la producción local y en la cocina tradicional de la región.

En palabras del chef cartagenero Charlie Otero: “Todos ellos están haciendo un esfuerzo por desarrollar un sello gastronómico de la ciudad”. Otero, creador del nuevo menú del restaurante Kasabe, del Hotel Cartagena Plaza, también le está apostando a este ‘sello’: “Si bien la oferta en Cartagena tiene que ser diversa y equilibrada, su base debe ser local”, afirma.

A la promoción de la cocina colombiana y de la despensa local contribuyen también restaurantes lujosos y de renombre como Harry’s Restaurant y el Gobernador, y decenas de pequeños lugares anónimos que tienen el valor de su carácter cotidiano, desprevenido y alegre.

La Laguna Azul, El Boliche y El Gramo son otros buenos exponentes de una filosofía de trabajo que en Cartagena se está cocinando.

Gastronomía en Cartagena destaca por productos locales y pesca artesanal

*Doctora en Antropología Cultural y Especialista en gastronomía.

EDICIÓN 2001

PORTADA

A vencer el miedo: el gran desafío para la reactivación económica

A seis meses de la pandemia, el país abre su economía para superar los devastadores efectos sociales que ha dejado el virus. ¿Cuánto tiempo tomará recuperar 10 años perdidos?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed.2001

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall